Mercado de Granjeros, Septiembre 2013

¡Muchas gracias a todos por hacer posible un día inolvidable!

Los granjeros trajeron los productos más lustrosos de su cosecha, acelgas orgullosas, cebollas rotundas, mazorcas dulcísimas, quesos de otra dimensión y ciruelas dignas de la Casa Real.

Mientras, Carmen nos preparaba su legendaria paella rodeada de incondicionales que la observaban con veneración.

La cocina era un un hervidero de actividad y guapas cocineras

h15

En el rastrillo también había movimiento, con tesoros diversos y artesanías gloriosas

Los niños como siempre, a lo suyo: investigando en la huerta, achuchando a los burros y alguno descansando entre los árboles. Los burritos aguantaron estoicos las caricias y besos, sabiendo que las manitas traían zanahorias y sandía. Por cierto, la burrita Marisol está preñada, por lo gorda que está, el pollino nacerá en pocas semanas.

Los mayores también a lo suyo

La lluvia respetó la hora de la comida, no era para menos; el menú era de los que paran las guerras: paella, cuscús, ensalada de la huerta, pan de Matabuena y vino de Valladolid.

El postre lo puso Sergio, su afamada queimada segoviana. La afición observaba mientras invocaba a las meigas..

Para rematar la jornada, Estela presentó la tintada de isatis obtenida de la cosecha de este año, asombrando a todos con su magia azul. ¡Muchos comprendieron entonces para qué servían esas plantas que Mette tenía en la huerta y que no servían para comer ni para hacer bonito!

¡Ah! y además se celebró una partida de canasta que apunta a convertirse en torneo oficial para las próximas ediciones.

¡Hasta la próxima amigos y de nuevo, gracias!

Mette

Anuncios